6 consejos fotográficos según Harry Fisch

posted in Notas

6 consejos fotográficos según Harry Fisch

Queridos alumnos y colegas, hoy les comparto una muy linda nota hecha en el sitio Dzoom al fotógrafo Harry Fisch.

Quien es Harry Fishc? Un abogado y hombre de negocios devenido en fotógrafo, según su web, fotógrafo por más años de los que pueda recordar. Ha recibido grandes reconocimientos, entre ellos el del National Geographic Contest en 2012 y el de Sony en 2013. Pueden conocer más sobre su biografía siguiendo este link: http://www.nomadphotoexpeditions.com/biography

Pueden ver su obra en ese mismo sitio.

como-gane-y-perdi-el-premio-mundial-national-geographic

harry-fisch

foto297

Dice Harry Fisch:

 

1.No hagas fotos, deja la cámara en casa

Tu primera limitación es el encuadre: decidir qué es lo que vas a enseñar dentro de tu visor. Fotografiar es escoger, determinar cuál es tu “realidad”, lo que cabe en el marco de la fotografía.

No es un problema técnico. Tal y cómo dijo Cartier Bresson, se trata de fotografiar con la mente y el corazón. No es solo disparar a todo lo que se mueve a ver si hay suerte. Vas tener que decidir qué es lo que va a fotografiar, cómo lo vas a hacer y dentro de qué límites te vas a mover.

Justo en el momento en que más atraído estás con lo que se te presenta delante de la cámara, es aquel en el que te tienes que plantear dejarla quieta, ponerla a un lado y dejar de hacer fotografías .

Debes aprender a ver lo que ocurre delante de tus ojos, a mirar sin la cámara.

Hace años, durante un viaje fotográfico, me encontraba en un monasterio budista en Birmania. Acababa de amanecer y tuve la suerte de alcanzar andando el monasterio. Las cinco y media de la mañana, era el único visitante, rodeado de monjes budistas en un escenario soñado. Tan entusiasmado y nervioso estaba… ¡Que hice las peores fotografías de mi vida!

Al salir del monasterio, como un poseso, disparando una fotografía tras otra, una monja de cabeza rapada se acercó a mí señalando con el dedo índice mis ojos al tiempo que hacía gesto de cerrarlos aspirando fuertemente con la nariz.

Tardé en comprender el mensaje: intentaba decirme que me tomase mi tiempo, que dejase de “ver” con los ojos, que los cerrara y aspirase por la nariz.

Súbitamente descubrí que el aroma a mangos impregnaba todo el patio, la calma era absoluta, y la única excitación que existía era la mía.

Si me hubiera percatado de todo ello antes, habría visto lo que estaba ocurriendo a mi alrededor y, en lugar de disparar alocadamente, mis fotografías habrían tenido un contenido e impacto mucho mayor.

 

 

2. Limítate a un objetivo fijo

Mi consejo es que te pases los próximos tres meses utilizando un solo objetivo. No hay mejor manera de aprender a componer que acercarse al sujeto cuando te encuentras lejos y alejarte cuando estás cerca.

Si sólo tienes un zoom, utiliza cinta aislante y fíjalo en una determinada posición, esto es, utiliza una única focal. Por mi parte, pienso que entre los objetivos posibles, un buen compromiso es el 35 mm . También puedes utilizar el 50 mm que suele venir con tu cámara.

Entiendo que si te has gastado una fortuna en una magnífica cámara con un zoom 70-200mm, te cueste dejar todo guardadito en casa, pero créeme, puede ser una de las mejores decisiones de tu vida como fotógrafo. No se trata del famoso discurso sobre la mejor calidad del objetivo fijo (el llamado técnicamente “prime”) contra la menor del zoom.

Se trata nuevamente de aprender a aprender a ver, antes de ponerse a disparar como posesos.

El zoom es un objetivo enormemente práctico, pero nos vuelve vagos. No miramos suficientemente lo que tenemos delante, ni vemos de qué forma tenemos que encuadrarlo. Sólo cuando dispones de una única óptica, del llamado “objetivo fijo”, te vuelves sensible a cómo se disponen las cosas dentro de ese marco en el que estás ubicando los personajes y paisajes que estás fotografiando.

 

 

3. No cuelgues fotos en Facebook

La cosa no tiene por qué ser tan radical, pero la complacencia es uno de los primeros pecados del fotógrafo. Nuestro ego es grande, y es inevitable que las magníficas críticas que hacen nuestros amigos en Facebook nublen nuestra visión crítica, ésa que debemos mantener si queremos progresar fotográficamente.

Los “like” son enormemente agradables y, ni siquiera cuando vienen de alguien con criterio y educación fotográfica son garantía de algo que no sea una cariñosa predisposición de nuestro amigo de Facebook.

Se aprende poco de las loas y zalamerías. Y muchísimo menos cuando vienen de personas que no tiene una formación específica en el campo en el que nos movemos.

Las fotografías están cargadas de emoción, y muchas veces es esa emoción la que no nos permite ver lo que de verdad hemos reflejado en la fotografía.

Los foros fotográficos son muy formativos siempre que los partícipes, nos ayuden a entender la diferencia que hay entre lo que nosotros vemos en nuestras fotografías y lo que ellos ven. Si además tienen algún conocimiento fotográfico, miel sobre hojuelas.

 

 

4. No te preocupes tanto del equipo fotográfico

Deja las excusas de lado y acepta que hay extraordinarios fotógrafos hoy en día que sólo necesitan su teléfono móvil… ¡Y hacen auténticas maravillas con ellos!

Es obvio que tenemos que estar a la altura de la técnica. Pero poco más. Del mismo modo que alguien que no sabe pintar va a pintar poco con los mejores pinceles del mundo, un mal fotógrafo no va a poder hacer buenas fotografías con el mejor equipo.

La mejor cámara del mundo no va hacer nada para mejorar la fotografía de un mal fotógrafo y muy poco para mejorar la fotografía de un buen fotógrafo.

Sí, es cierto que saldrán más fotografías correctamente expuestas con una cámara moderna que con una antigua, pero en un mundo donde los teléfonos contienen una buenísima cámara fotográfica, enormemente eficaz, es difícil convencernos de que el equipo es tan importante como los fabricantes nos hacen creer .

 

 

5. Observa toda la fotografía a tu alcance.

¡Y si es posible, de las buenas!

Hoy en día es facilísimo tener acceso a las mejores fotografías del mundo y los mejores fotógrafos. Basta con invertir algo de tiempo en Internet e ir estableciendo un criterio, sabiamente guiado. La fotografía necesita de criterios estéticos adecuadamente dirigidos.

Del mismo modo que el criterio musical se va formando, de la misma manera en que un amante del arte va aprendiendo guiado por maestros, la fotografía necesita de criterios estéticos adecuadamente dirigidos.

Busca un buen maestro, investiga sobre las exposiciones, analiza revistas fotográficas dedicadas a la fotografía como arte.

 

 

6. Ponte a hacer una serie fotográfica.

Se trata de que realices una “película” en la que la historia se desarrolle a través de 10 fotogramas, siendo cada uno de ellos, una fotografía de tu elección. Para que la serie tenga éxito, tendremos que establecer un vínculo entre cada una de las fotografías, además del sentido de la historia .

Realizar una serie fotográfica es uno de los ejercicios más duros y formativos que hay para un fotógrafo. Esta colección se establece por la temática, por el colorido, por el tratamiento de las imágenes.

El gran reto consiste en escoger cuál de tus fotografías es la que merece la pena, cuál de ellas vas a mostrar a los demás y cuáles son las que, agrupadas, cuentan mejor tu historia, tienen un mejor sentido en su conjunto sin necesidad de que cada una de ellas sea una obra de arte.

 

Qué opinan acerca de estos consejos? Agregarían algún otro? Pueden dejarlo en los comentarios más abajo!

6 comments

    • Hola Liliana, como estas!! Hoy abrimos inscripciones para toda la tanda de cursos que comienza el 24/09/15, podes comunicarte al 0342 4590012 y consultar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.